Posted by: Charlie | May 4, 2009

“Leía para sobrevivir; cuando lees nadie puede comentar tu acento”

junot

JUNOT DIAZ, EL DOMINICANO QUE GANO EL PREMIO PULITZER 2008

Ante una sala llena, el escritor detalló la vida del inmigrante en Estados Unidos. Junot Díaz, el escritor que con su primera novela La maravillosa vida breve de Óscar Wao ganó el Premio Pulitzer en 2008, no parece haberse tomado muy a pecho eso de ser un best seller. Se lo vio distendido el sábado en la Feria del Libro durante la conferencia -auspiciada por Clarín, Revista Ñ y la Embajada de los Estados Unidos. EEUU y la revista Ñ- “De Santo Domingo a Nueva York, la experiencia de la inmigración en los Estados Unidos”.

Si hay que hablar de migraciones, el dominicano nacido en 1968 sabe. Es que cuando apenas tenía seis años, su familia se instaló en Nueva Jersey: “Me crié en un barrio moreno, con todos los Obamas del mundo”. El choque cultural, el desarraigo y el mestizaje lingüístico se colaron en su obra con fuerza de ADN literario. La maravillosa vida breve. condensa el español mezclado con el inglés -no es spanglish- del inmigrante latino. Sin dudas, sincretismo vivo, que dispara frases como: “Then you will be mi negra bella”. La historia recrea algo de su propia vida en ese álter ego que es Óscar, un adolescente nerd, nada atractivo -y, como si fuera poco, víctima de una maldición-, que emigra con su familia a Nueva Jersey.

A sala llena, Junot desplegó sin tregua empatía y buen humor ante las preguntas de la periodista Patricia Kolesnicov y luego del público. Un desfile inagotable de bromas ácidas y agudas reflexiones. Ya de entrada disparó: “Cuando mis amigos me dicen ‘tú capturaste la vaina dominicana’, yo digo ‘toma una página de esta novela y trata de leerla en público, sonarás como un pariguayo’ (neologismo a partir del inglés, party watcher: ‘el que mira las fiestas’, sin participar)”.

La novela le tomó once años de trabajo y una escala en México D.F. para buscar inspiración después de tres años de desasosiego, en los que escribía y tiraba páginas a ritmo vertiginoso -“era mierda”, dijo-.

“Quería incluir la mezcla de los idiomas y la historia del Trujillato”, contó el escritor, hijo de un militar defensor del dictador dominicano. “A veces, experiencias como las de la dictadura se entienden mejor con géneros alejados del realismo”.

Y puso el foco en el mix lingüístico. “En Estados Unidos por un lado se sostiene que solamente se puede hablar inglés; y por otro lado, hay un espacio enorme para que una comunidad de inmigrantes defienda y mantenga sus raíces. Quise explorar e iluminar cómo conviven el inglés y el español: es como una foto de lo que esta pasando en la comunidad dominicana. Y también una forma de recordar que no se puede reducir a nadie a una formula.”

En ese personaje a la vez entrañable y patético que es Óscar Wao hay también algo de Díaz, que se autodefine como “nerd” -algo parecido a un “traga”- y escritor dominicano inmigrante y traumatizado. Y que el New York Times festejó como una de las voces más distinguidas e irresistibles de la ficción contemporánea norteamericana. “Como inmigrante siempre me he sentido incómodo. Pero, qué me importa si mis hermanos dominicanos me dicen ‘coño, tú sí que hablas un español feo’; y los gringos siempre me dicen ‘tú hablas un inglés feísimo’. Ya estoy acostumbrado a esa mierda”.

Esa sensación de triste extranjería lo lanzó a la lectura como refugio: “Empecé a leer para sobrevivir: cuando tú lees un libro nadie puede comentar sobre tu acento, nadie puede decir que tú no hablas inglés”.

Por: Marina Oybin
ESPECIAL PARA CLARIN


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: